Saltar al contenido

Visual Thinking

octubre 9, 2020
que es el visual thinking

El Visual Thinking es una forma de organizar los pensamientos y mejorar la capacidad de pensar y comunicarse. Es una buena manera de transmitir información compleja o potencialmente confusa. También se trata de usar herramientas, como el lápiz y el papel, tarjetas de índice y herramientas de software, para externalizar los procesos de pensamiento internos, haciéndolos más claros, explícitos e interactivos.

Por qué es importante el Visual Thinking

Hoy día hay más información al alcance de la gente que nunca, y sin embargo la sensación de estar sobrepasado por este increíble. Cuando nos enfrentamos a demasiada información nos cerramos. Si tus ideas no se pueden dibujar, no se pueden hacer. El pensamiento visual es una habilidad vital para desarrollar nuevas ideas y diseños, comunicar esas ideas de manera efectiva, y colaborar con otros para hacerlas realidad.

Por que es importante el visual thinking

Nuestros cerebros están preparados para dar sentido y recordar rápidamente la información visual. Las visualizaciones en forma de diagramas, cuadros, dibujos, fotografías y una variedad de otras formas pueden ayudar a comprender información compleja. Una imagen visual bien diseñada puede producir una experiencia de aprendizaje mucho más poderosa y memorable que una mera descripción verbal o textual.

Técnicas de Visual Thinking

Aquí tienes 10 técnicas de Visual Thinking que van mucho más allá del pdf. Son técnicas que te permiten desarollar tus capacidades y aprovechar los recursos online así como los más tradicionales.

1. Brainstorming o Lluvia de ideas

También conocidos como mapas mentales o diagramas de araña. Son probablemente la forma más popular de pensamiento visual, y lo que viene a la mente cuando alguien menciona el visual thinking. La lluvia de ideas es una forma de separar las ideas en temas y ver conexiones no vistas antes. Al mismo tiempo que se obtienen nuevas ideas, ya que nuestros ojos son capaces de apreciar la idea en su conjunto.

Muchas personas recurren al clásico lápiz y papel para hacer un brainstorming, pero otra forma de hacerla es utilizar una herramienta online, especialmente cuando se colabora entre muchas personas. Una de estas plataformas que se puede usar es MindMeister, que permite a varias personas colaborar en una pantalla.

brainstroming

2. Diapositivas

Otra forma de pensamiento visual que se utiliza comúnmente son las diapositivas en una presentación. Nos permiten asegurarnos de que nuestra audiencia nos entiende coherentemente, y mantiene a todos en la misma página mejor que el discurso solo. El enfoque aquí no es en el comunicador, sino en cómo la audiencia toma una presentación.

El pensamiento visual también puede actuar como una forma de asegurar que se evite la mala interpretación. Asegurarse de que las presentaciones se mantengan claras y concisas es otra forma en la que el pensamiento visual puede tener éxito. Puedes mantener tus presentaciones claras en todo momento con una biblioteca de diapositivas, y un buen diseño.

3. Prezi

Aunque algunos podrían pensar que las presentaciones y Prezi deberían ir juntos, Prezi en realidad es un tipo diferente en comparación con otras presentaciones. Primero es mucho más atractivo, aunque también se corre el riesgo de perder la audiencia. Prezi es genial cuando intentas contarle a un público un proceso interesante, o si tu público está compuesto principalmente por jóvenes. Pero las presentaciones Prezi, en lugar de actuar como una ayuda visual, la mayoría de las veces superan a las presentaciones para convertirse en la verdadera estrella del espectáculo.

Utilice las presentaciones Prezi si está tratando de involucrar a su audiencia en un nuevo concepto emocionante, y cree que pueden mantenerse al día con la complejidad.

4. Pizarra blanca

Lo más probable es que en algún lugar de tu oficina tengas una pizarra. ¿Pero cuándo fue la última vez que se usó o se usa lo suficiente? La tradicional pizarra puede ser un elemento básico en cualquier espacio de trabajo moderno, pero también nos hemos alejado de esta herramienta viéndola como una vieja forma de expresar ideas. En su lugar nos encontramos usando programas online para simular la misma función que realiza este objeto.

Utiliza una pizarra la próxima vez que trabajes con tu equipo para proponer una idea, o incluso úsala para llevar las actas de una reunión. Esto le permitirá a tu equipo ver las conexiones no claras antes, y mantener a todos en el mismo camino si accidentalmente se desviaron 10 minutos de una manera simple y clara.

5. Interactivo

Las actividades interactivas también pueden ser una gran manera de poner en marcha el pensamiento visual. Desde tareas en grupo de lluvia de ideas, hasta el uso de tabletas, aparatos de votación o simplemente un juego como forma de poner en marcha la comunicación grupal. Las actividades interactivas permiten que la tecnología tome una gran parte en el flujo de ideas entre la persona y el programa. Por ejemplo, presentando preguntas filosóficas difíciles, y comparando las respuestas. O presentando situaciones difíciles de resolver entre equipos, puede hacer que sus equipos trabajen a su máximo potencial en un ejercicio de trabajo en equipo, o mantener a todo el mundo centrado en un determinado proyecto si se trabaja con un plazo de entrega.

6. Post-its

Las notas adhesivas pueden ser más que un simple recordatorio para comprar leche. También pueden funcionar como una gran manera de organizar nuestros pensamientos, planificar nuestras hojas de ruta, y ver las conexiones entre las ideas que no hemos visto antes. Las notas adhesivas pueden ser usadas por nosotros solos para planificar ideas, o pueden servir como una gran herramienta de trabajo en equipo.

En lugar de ir a una reunión con ideas en la cabeza, intente que todos aparezcan con el puño lleno de notas adhesivas, listos para contribuir con ideas cuando tengan sentido, sin arriesgarse a dejar ninguna idea atrás.

post-it

7. Diagramas de Flujo

Los diagramas de flujo son otra forma de pensamiento visual, nos permiten ser explícitamente claros sobre los procesos, sin tener que preocuparnos de que un paso haya sido mal comunicado, o se haya perdido en la traducción. Funcionan de manera brillante cuando se incorpora un nuevo miembro del equipo a un proyecto, ya que pueden ser un recordatorio constante y claro de los procesos que van detrás de las tareas cotidianas.

También pueden ser usados como una buena forma de mostrar a los empleados cómo se toman las decisiones.

Los diagramas de flujo pueden servir como un proceso importante en todo, desde un diario de los médicos hasta una guía de los equipos de administración, no sólo de la conclusión que hacen, sino también de los caminos que no recorren. Trabajar en la creación de un diagrama de flujo juntos puede ser una muy buena manera de entender los procesos complejos en los equipos. Al mismo tiempo que se asegura de que todo el mundo está en la misma página.

8. Tarjetas de memoria

Usar el pensamiento visual también puede ser una gran manera de combinar un poco de aprendizaje cinético en tu día de trabajo. El aprendizaje quinesiológico es recordar cosas haciendo una acción física. ¿Alguna vez has tenido una situación en la que no recuerdes haber dicho algo, hasta que te recuerden dónde estabas físicamente? El aprendizaje quinesiológico es otra forma en la que nuestros cerebros pueden recordar información. Utilizando tarjetas para aportar ideas en un equipo, o en entrenamientos de empresa, los movimientos físicos entre compartir las tarjetas y reorganizarlas pueden resultar útiles para que nuestro cerebro recuerde mejor las cosas.

La próxima vez que la reunión de tu equipo intente proponer una nueva idea para una actualización, intenta usar las tarjetas como un estimulador de ideas. Utiliza unas 10 tarjetas, dependiendo de la cantidad de temas que tengas en torno a tu nueva actualización, y luego pasa las tarjetas, cada persona añadiendo un nuevo concepto a la mezcla. Esto se puede hacer de forma anónima barajando las tarjetas cada vez, o en un round robin si su equipo se siente lo suficientemente cómodo como para no llegar a las respuestas de los demás.

9. Doodles

Los garabatos ya no son sólo para los estudiantes. Es para gente de todos los ámbitos de la vida, y puede ser una gran ayuda visual para aprender nuevos conceptos, o para intentar crear otros nuevos. De los supuestos beneficios cognitivos han surgido muchos garabatos que nos han ayudado a organizar nuestros pensamientos de forma significativa, y una forma en la que podemos recordar la información que contiene durante mucho más tiempo.

El pensamiento visual se trata de ser capaz de recordar una imagen de algo, o de tener ideas porque pensamos en las cosas de manera diferente. Así que no subestimes el valor del garabato. ¿No lo crees, o simplemente necesitas algo de inspiración? Echa un vistazo al desafío de 100 días de garabatos de este tipo. Desde la creación de hábitos hasta el aumento de la creatividad, los garabatos pueden cruzar las fronteras entre el trabajo y el juego.

10. Hojas de ruta

Por último, pero no menos importante, es usar mapas en tu pensamiento visual. Probablemente todos hemos visto un mapa de la compañía en algún momento. Tal vez incluso uno con garabatos alrededor y un elegante cartel de “Ha llegado a su destino”. Pero este tipo de visualización puede ser una gran herramienta para forzarte a ti y a tu equipo a tomar decisiones difíciles, y ver si estás asumiendo demasiado. Tanto si se trata de un ejercicio de creación de equipo en la universidad, un plan de boda o una reunión semanal del equipo, el uso de un mapa de algún tipo puede asegurar que literalmente vas por el buen camino con tus ideas.

No tienes que usar un mapa estándar si te sientes creativo. O si tienes un conjunto de objetivos particularmente difíciles que quieres alcanzar. Puedes usar un mapa del metro para distinguir quién es quién en tu equipo, un mapa del tesoro si buscas el éxito financiero, o incluso un mapa de ruta de la montaña si sabes que tienes que subir una colina empinada antes de llegar a tu objetivo.